sábado, 24 de marzo de 2012

Las alubias de Tolosa


La Alubia de Tolosa es un producto de una calidad sin par. Pero tiene una peculiaridad a la hora de cocinarla. No hay que tener prisa. Necesita su tiempo. Como aconsejan en su propia web: Cocinar un manjar tan excepcional tiene sus propias reglas. Si quieres mantener intacto su sabor, presencia y cualidades, olvídate del remojo y de la olla express.

¿Y qué pasa si te entran las prisas y sacas las alubias a la mesa antes de tiempo o intentando algún atajo en su cocción? Pues que están duras y lo que se suponía que iba a ser un manjar se puede convertir en un fracaso culinario que provoque críticas por la precipitación y algún comentario jocoso.

Y este es el caso de:


El Consejo Sanitario Web que ha puesto en marcha Osakidetza a través de O-Sarean.

Hoy me he levantado con un ligero dolor de espalda y, me da vergüenza decirlo, con unas molestias testiculares, llevaderas pero incordiantes. Antes de automedicarme y drogarme con algunas de esas cosas químicas que sirven para todo, he decidido consultar el Consejo Sanitario Web para ver si con alguno de sus consejos podía aliviar mis (leves) males.

Primero he consultado por la molestia lumbar: He procurado entrar por el listado de patología y me he ido a la L. Sorpresa, solo hay lagrimeo


Bueno, ya que estoy aquí, he pensado que como a veces soy de lágrima fácil, a lo mejor tengo algún buen consejo para ahorrar en kleenex, así que he entrado a ver que me decía:

!Coño!, que son solo unas lagrimitas de nada. Menos mal que había la opción de "ninguno de ellos" y he podido seguir. En fin, que como no era lo que necesitaba, he decidido iniciar la búsqueda por la otra alternativa: El Body Map


Así que me ido a la zona lumbar y las opciones que me ha dado me han dejado preocupado


O tengo una hemorragia, o me han picado, o me han mordido y/o tengo convulsiones. Inmediatamente le he pedido explicaciones a mi consorte de porqué me ha mordido esta noche pero ella jura y perjura que no me ha hecho nada, !que qué mas quisiera yo! (y en eso, tiene razón)

Entre preocupado y frustrado he decidido dejarlo como está y ver si podía arreglar lo de los cataplines


Y resulta que se repiten las opciones. !Deben ser convulsiones! concluyo. Así que lo dejo tranquilo y me pongo una dosis, vía oral, de una cosa química que no se muy bien para qué sirve y a esperar que se alivien los síntomas.

Moraleja: Las alubias de Tolosa precisan de un tiempo prolongado de cocción antes de poder servirse. Si se sacan antes de tiempo están duras, se atragantan y pierden todas sus maravillosas virtudes

2 comentarios:

  1. la prisa es mala enemiga del hombre, y en este caso, cómo entre cazuelas anda el tema, el cocinero es uno, y aunque aún no tiene estrellas, anhela alguna, veremos si la estrella llega o es el cocinero quien se estrella.

    ResponderEliminar